Con el objetivo de disfrutar las fiestas y que en enero la vuelta a la rutina sea lo más fructífera posible es necesario mantener unos hábitos saludables en los niños. El Comité de Promoción de la Salud de la Asociación de Pediatría (CPS-AEP) afirman que en varios estudios y durante las vacaciones de Navidad se produce un aumento de peso en los niños, así como la pérdida de la estructura del día por no tener una hora fija al levantarse y acostarse. 

LISTADO DE RECOMENDACIONES-CONSEJOS PARA UNA NAVIDAD SALUDABLE. 

  1. Planifiquemos actividades con la familia. Una hora de ejercicio físico diario para evitar el sedentarismo. Ir a ver las luces de Navidad, dar un paseo por el campo o con la bicicleta. 
  2. Campamentos. Asistir a alguna actividad en colonias les mantendrá activos ayudando a los padres a la conciliación los días que no puedan estar con ellos por temas laborales. 
  3. Nuevas relaciones sociales. Realizando actividades en lugares que no los suelen ir durante el año, ayudará a la mejora de sus roles sociales y madurez personal. 
  4. Horarios de sueño y comidas estables. Evitar trasnochar a altas horas de la madrugada, evitando el uso de pantallas hasta esa hora así como que se levanten tarde y continúen con la pantalla. Una buena higiene y rutina del sueño, así como reducir la exposición a pantallas antes de dormir garantizará el descanso pleno. 
  5. Tan importante es nuevas relaciones sociales como consolidar las que ya tienen. Por eso, otra de las actividades a realizar durante las vacaciones es favorecer los planes activos con amigos. 
  6. Las fiestas navideñas nos llenan las pantallas y las calles de una gran cantidad de productos que nos hacen olvidar las buenas costumbres. Se puede aprovechar toda esta información para realizar un aprendizaje reflexivo a nuestros hijos de los valores que van a ser beneficiosos para ellos y su salud. 
  7. Naturaleza invernal. El paisaje invernal es una de las características más emblemáticas en muchas zonas de nuestro país. La nieve, el frío, la propia naturaleza en esta época del año. Esa experiencia sensorial y emocional que puede aportar un paseo por la naturaleza será muy beneficioso para nuestros hijos. (Sonidos, animales, vegetación etc)
  8. Consumo responsable y consciente. Enseñaremos a los niños lo que es comprar en lugares de comercio justo, regalos de segunda mano, realizar nuestros propios regalos en casa de forma artesanal, materiales naturales, decorar también con productos naturales. 
  9. Juguetes. Debemos educar en la igualdad. Hay juguetes que fomentan actitudes violentas, discriminatorias y estereotipadas. Este tipo de juguetes afectar al desarrollo de la personalidad y la identidad. Por eso, debemos reflexionar sobre el tipo de juguetes que comprar. 
  10. Desarrollo de la creatividad y la imaginación. Para una salud mental estable la creatividad en familia es vital. Inventar juegos, leer muchos cuentos, construir unidades según los gustos del niños, juegos simbólicos, experimentos, música, cantar, bailar etc. 
  11. Solidaridad. Educar en solidaridad en Navidad es un gran momento porque se pueden hacer gran cantidad de acciones benéficas y realizarlas en familia. 
  12. Conseguir un menú equilibrado en Navidad. En familia debemos buscar una balanza para incluir todos los grupos de alimentos (hidratos, proteínas, verduras) y hacerlo vistoso como algo especial navideño. 
  13. Llevar a cabo todas estas recomendaciones nos pueden evitar gastroenteritis agudas, gripes y resfriados, estreñimiento, hemorroides así como un deterioro de la salud mental familiar. 

Departamento Enfermería Escolar. Autoría: Zaragoza-Soto, PJ